viernes, 13 de octubre de 2017

Y seguir con la cantinela


Que nada me resulta que todos me olvidan que no existo para los demás
Y eso que por estos días mi ánimo ha mejorado un poco gracias a los remedios
Pero es la vida la esquiva, la que no me quiere dar
Yo no sé qué habrá sido lo tan malo que hice para tener este castigo
Soledad soledad y más soledad
Es un sino de mierda que me tiene marcada a fuego: a ésta no le den ni pelota
Y así es. Muy de cuando en vez alguien por lástima me dirige la palabra
Pero en general el silencio es el reino en el que vivo las 24 horas del día
Y ahora enferma de no sé qué pero con síntomas muy desagradables, pero aún
Menos pelota me dan si no sirvo para nada
Mi mundo se desintegró hace tanto tiempo y sin embargo sigo vagando fantasma por él
No entiendo esta lógica cruel
Yo debería haber muerto hace al menos dos años en los que ya ni el polvo de mi mundo quedó
Pero no es así la regla
La idea es pásalo mal y más y más mal
Hasta que no tengas entrañas que rasguñar

Pa mí que algunos mundos los dirige el malo (por no nombrarlo)

martes, 3 de octubre de 2017

Des-confianza

Si hay algo que me ha cargado siempre es la desconfianza.
No me gusta, la encuentro ladina, mal pensada…
y resulta que ahora yo… estoy empezando a sentirla.
Después de unos cuantos desengaños pareciera inevitable.
Y no me gusta. Siento que me cierro más puertas aún.
Y eso ya es casi imposible pues no queda ya más qué cerrar.
Nuevos horizontes se muestran y de pronto paf!, a la primera de cambio asoma la desconfianza y todo me cambia y no puedo seguir el hilo de como venía y me pongo paranoica (creo) y no creo en lo que me están diciendo, me pongo retraída, antipática y no lo puedo evitar.
Es que no quiero volver a meterme en problemas. Ya he tenido suficiente.
Y así es como me cierro puertas que quizá tenían algo bonito que mostrar.

Quién fuera adivina!!

miércoles, 27 de septiembre de 2017

El Circo

Por qué si hace tanto tiempo que me olvidaron sigo aún aquí, en el desván de las cosas viejas e inservibles? Por què y para qué? Me parece una pésima broma del destino. Tener que seguir viva cuando ya no valgo un pepino. Enferma, triste… inservible como trapecista vieja. Y sin embargo prohíben morirse. Matarme confieso que me da miedo, soy una cobarde.
Pero por qué no me muero? Para qué seguir aquí, así ???
Sola, sin nadie que me necesite, absolutamente nadie. Creo que ni yo misma me necesito. Para qué. Para marcar rutina. Todos los días lo mismo, de la casa al trabajo y viceversa. A veces al supermercado, a veces a la farmacia (para qué tanto remedio si me siento igual de mal? Los médicos son unos payasos que se creen dios. A lo mejor dios también es un payaso y esto es todo un circo de mala muerte y de pésimo gusto, como todos los circos.
Sentada en la galería de la carpa -sola- veo desfilar contorsionistas, mentirosos, ladrones, asesinos, sicarios, la escoria del mundo circo. Y sentada ahí -sola- debo mamarme toda esa basura, por televisión o en vivo y en directo.

Hastío y plenas ganas de morir y desaparecer de una buena vez!!

jueves, 14 de septiembre de 2017

Quedar afuera




No es que me cierren las puertas. Es que ya no tengo puertas que golpear. Y ellos no me recordarán y si lo hacen espantarán pronto el recuerdo para espantar las culpas y no me invitarán porque soy un cacho. Mujer sola, deprimida, ufff, mal. A quién le va a gustar hacer de buen samaritano cuando lo que corresponde es olvidar las propias cuitas? Y se vienen los 4 días en que celebrarán, comerán asados y empanadas, tomarán vinos y otros. Y yo deberé soportar los olores a sus comidas públicas y sus ruidosas cuecas. Y no estaré en ningún lugar de ésos. Mismo que en navidad y año nuevo. Sola. Ahí tratando de no zozobrar, equilibrando mis nervios y mis penas, esperando que pasen pronto los días, durmiendo a ojos apretados, obligándome. No hay puertas.

miércoles, 30 de agosto de 2017

Elucubración


Me pregunto hijo –perdón por llamarte así, pero es lo que eres- qué te faltó de mí?
Qué fue lo que no te di? Si yo siento que te lo di todo, hasta el alma. Tú no conoces las privaciones que pasé por darte lo que tenía, lo que podía. Tuve tanta pobreza material, tanto maltrato de parte de los otros, soporté malos tratos, humillaciones, despojos, todo lo malo lo soporté estoica, aunque por dentro mi pobre alma se rompía en mil pedazos. Pero soportaba. Y sabes por qué? Por ti. Para que no notaras la pobreza en que vivíamos, el sufrimiento que me embargaba.
Tú eras mi soporte, mi centro, mi guía. Quizá fue eso lo que no soportaste. Siendo tan pequeño quizá te dabas cuenta de mi dolor aunque yo disimulara. Y quizá era mucho peso para ti tan pequeñito soportar ese dolor.
Quizá el odio que sientes hacia mí nació de ese dolor de pequeño impotente, de no poder hacer nada para salvar a su madre.

Quizás. Sólo puedo elucubrar ahora que ya no estás.

viernes, 25 de agosto de 2017

El padre hurtado no está de moda


Dijo “dar hasta que duela”.
Alguien hoy da de esa manera?
Yo al menos no conozco. Ni yo siquiera
Pero lo espero. Siempre lo he esperado
Y sí he dado hasta el dolor
Pero no he recibido nada que se le acerque ni un poquito
Qué sería hoy de nosotros si nos multiplicáramos en padres hurtado?
Bello. Dulce. Cálido
Pero no. Hoy es lo mío, los míos, para mí y los míos
A ti no puedo darte, no me alcanza
Y yo creo que sí alcanza. Que mientras más se da, más se produce. Es como magia. Como la leche materna.
Pero no lo sabemos. O no lo creemos
Y seguimos así, encuevados cada uno en lo suyo sin conocer el placer de dar.
Porque es alegría, descanso del alma, emoción -compartida o no- no importa
Es calor humano, ése que tanto nos falta.
Qué pasaría si sólo tengo mil pesos y se los doy al que subió a cantar al metro? Me quedaré pobre? No! Mil veces no! Seré rica en mi espíritu. Seré llena del amor de  la música que él quiso dar.
Dar es dar…

Bienaventurado Padre Hurtado. Bendito Seas

viernes, 18 de agosto de 2017

Miedo


Dicen que el miedo es cosa viva. Y es verdad. Yo he sido siempre miedosa. He superado gran parte de ello, pero hay situaciones que simplemente no dan para otro sentimiento. Hace meses estoy siendo amenazada por un psicópata. Primero se fijó en mí como su objeto de redención pero alternando con episodios de violencia dado que es alcohólico y drogadicto. Y producto de sus adicciones, esquizoide.
Hice los respectivos pedidos de auxilio a la justicia (varias veces, sin resultados). Ni la PDI, ni carabineros, ni la fiscalía ni los tribunales me dieron boleto. Ninguna respuesta. Ningún protegerme y dejarme a buen recaudo.
Hoy sigo viviendo la misma situación de amenazas e intimidación. El psicópata en cuestión ha violado ya mi intimidad en varias ocasiones, incluso entró a mi casa sin que yo estuviera y robó mis especies en venganza. No tiene miramientos ni límites.
Bueno, mañana 19 de agosto es su cumpleaños y se le puso en la cabeza que lo pasará conmigo aquí en mi casa porque yo soy el amor de su vida y bla bla bla. Y si no acepto caerán sobre mí las penas del infierno. Me destripará en la calle para que todos vean correr mi sangre, me quemará viva, hará en mi rostro 6 tajos, destruirá mi casa por completo, y más y más y más.
Yo mientras tanto continúo viviendo mi día a día como si nada estuviera pasando, voy a mi trabajo, voy a las compras, hago como que vivo.
Pero ya no puedo más hacerme la lesa que no pasa nada. Sí pasa! Estoy en peligro de muerte violenta. Ayer el médico me dio una licencia por mi estado de nervios como cuerdas de violín que aunque trate de hacerme la valiente ya la situación me ha sobrepasado por completo desde hace mucho rato. Y no encuentro salida. Me siento atrapada en las garras de este loco sin límites. Y sola. Soy sola y no tengo redes de contención ni de ayuda.

Gracias a dios una amiga me acogerá en su casa esta noche, pero después no sé qué pasará. Dios o alguien se apiade y ‘aparte de mí este cáliz de vino tinto de sangre’